Durante la gestación, la proteína desempeña varias funciones: ayuda a mantener la energía de la madre y proporciona al bebé los aminoácidos que necesita para crecer. La ingesta diaria de proteínas recomendada durante la gestación oscila entre 60 y 100 gramos. Para que te hagas una idea, un litro de leche contiene unos 30 gramos de proteínas.

No sólo se debe prestar atención a la cantidad, sino también al tipo de proteína que se consume. Las mujeres gestantes necesitan proteínas de calidad, es decir, proteínas que contengan todos los aminoácidos necesarios en grandes cantidades. La mayor parte de la proteínas de origen animal son de calidad, mientras que la proteína vegetal no lo es. Por este motivo, los expertos recomiendan que las mujeres embarazadas consuman carne prácticamente a diario.

Si es eres vegetariana, deberás consumir determinadas combinaciones de proteínas vegetales para obtener todos los aminoácidos que necesitas.

La fuente de proteínas más conocida probablemente sea la carne roja, pero no es necesario comer filete todos los días. Hay muchos otros alimentos ricos en proteínas, como el pescado y el pollo o los productos lácteos, frutos secos y legumbres. Como ejemplo pondremos los siguientes alimentos, que contienen 15 gramos de proteínas en las cantidades que se marcan:

  • 60 gramos de queso curado.
  • 120 mg de queso fresco.
  • 160 mg de frutos secos.
  • 2 huevos grandes.
  • Un plato de entre 60 y 90 gramos de carne roja, pollo o pescado.

Muchas mujeres embarazadas no están acostumbradas a comer mucha carne y productos lácteos y tienen miedo de engordar demasiado. Sin embargo, si mantienes una dieta equilibrada que incluya la cantidad adecuada de proteína de calidad, no debes preocuparte por el aumento de peso. Después de todo, el embarazo es una época en la que se gana peso. Comer bien es una de las mejores maneras de asegurar la salud del bebé y también de sentirse mejor.

 

1 comentario

Dejar una respuesta