-

La visión: Qué es la miopía

miopia.png

 

Ante algunos defectos visuales que aparecen en la infancia, se suele aconsejar esperar a que el niño crezca, sin embargo, esto no siempre es conveniente. Es más, cuanto antes se traten mejor será. Las enfermedades oculares más frecuentes en los chicos con las infecciones, los estrabismos y los defectos refractivos. Hoy hablaremos sobre:

¿QUÉ ES LA MIOPÍA?

Existen tres clases de defectos refractivos. El más conocido, pero el menos frecuente, es la miopía. Este defecto es el único que, en general, no es congénito (es decir, habitualmente no se nace con miopía, sino que aparece con la edad). Esto último hace que el niño, al ya tener capacidad para expresarse puede darse cuenta que ve mal y lo dice de alguna manera o bien comienza a tener actitudes que pueden ser fácilmente percibidas por los padres o adultos que lo rodean (como, por ejemplo, al acercarse demasiado al televisor).

La miopía suele ser una patología sencilla de detectar de la visión tiene la gran desventaja de ser progresivo. Un niño puede nacer viendo bien y a los cuatro o cinco empieza a ver mal, proceso que continúa hasta los veinte años y, a veces, más. Afortunadamente, en los casos de miopía se cuenta con la ventaja que el niño vio bien de nacimiento, entonces hizo un buen desarrollo de su capacidad visual. Así, uno le pone anteojos y, como el ojo está bien educado, el niño ve bien.

También te puede interesar:
10 Consejos sobre bebes para padres primerizos -Parte I-
También te puede interesar:
Defectos en los pies al nacimiento
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

Articulo anteriorComenzar a leer con los niños
Artículo siguienteLa memoria en los bebés