Saber cómo: Lactar con pezón invertido

–Para averiguar si se tienen los pezones invertidos se comprime suavemente la areola a unos 2,5 cm atrás de la base del pezón. Si el pezón se estira, no es verdaderamente invertido y no requiere tratamiento especial. Si se retrae o se invierte, entonces sí es un verdadero pezón invertido.

–Hay diferentes grados de pezón invertido. Algunos están ligeramente invertidos y un bebé con succión normal puede sacarlos sin problema. Otros pueden estar moderada o gravemente invertidos y pueden complicar la colocación del bebé al pecho. También puede darse el caso de que uno de los dos pezones esté invertido y el otro sea normal.

El pezón no es imprescindible para dar el pecho, ya que el bebé, cuando mama adecuadamente, abre muy bien su boca y toma el pezón y parte de la areola y no únicamente el pezón. Es muy útil aprender la posición y colocación adecuadas y buscar ayuda para las primeras semanas de lactancia.

Dejar una respuesta