embarazada-con-piernas.jpg

Un descenso en la cantidad de células rojas que llevan el oxígeno por todo el cuerpo puede hacer que te sientas mareada o incluso que pierdas el conocimiento. Durante el embarazo, los niveles de azúcar en sangre y la tensión arterial tienden también a disminuir lo que contribuye a la aparición de los mareos.

Tres trucos prácticos para tener en cuenta durante tu embarazo

• Ingiere alimentos ricos en proteínas, como queso o yogur, te ayudarán a evitar que tu nivel de azúcar caiga bruscamente. Sin embargo, evita los azúcares rápidos, que harán oscilar de forma importante el nivel de glucosa en sangre.

Levántate poco  a poco. Cuando estés sentada o tumbada y te levantes debes hacerlo lentamente. Si sientes que se te va la cabeza acuéstate y levanta las piernas para ayudar que la sangre vuelva al cerebro.

No te acuestes boca arriba. El peso de tu abdomen puede ejercer una presión excesiva sobre los vasos sanguíneos, sobre todo al final del embarazo. Es mejor que te acuestes de costado.

Los mareos a veces son un síntoma de anemia, así que si lo padeces debes hablarlo con tu médico. Si pierdes el conocimiento o te sientes mareada, sobre todo al final del embarazo, consulta con tu médico, pues puede ser un síntoma de hipertensión.
 

2 Comentarios

  1. […] dizzy is common in the first quarter, when the blood volume doubles. But though they turn out to be uncomfortable, […]

Dejar una respuesta