ninos-y-papa.jpg

La pataleta de un niño puede indicar algo más que un simple enfado. Si las rabietas de tu hijo son constantes, hay que buscar las causas, poner límites y escucharle, ya que está reclamando atención. Las pataletas, los arrebatos y los caprichos son en realidad un tira y afloja en el que cada cual intenta establecer sus límites. En estos casos, los progenitores tienen que conservar la calma y poner unas reglas desde el principio.
 
Muchos niños no saben explicar que les pasa y deben ser los padres quienes deben averiguarlo. La ruptura de la comunicación puede ser una señal: el niño cree que no le están prestando la atención que necesita. Si es así, lo primero que debemos hacer es acercarnos a él y comentarle que desde hace un tiempo hemos notado un cambio en su carácter, que está descontento, pero no sabemos el motivo.

La mayor parte de las veces la desobediencia no dura demasiado. El niño necesita desafiar a los progenitores, forma parte de su crecimiento y también es una prueba de cómo le estamos educando. Los gritos, el llanto y los berrinches son formas de expresarse. Los pequeños de la casa no saben explicar que les pasa y se comportan así para llamar la atención.

POR QUE SE PORTAN MAL:

La situación familiar afecta a la actitud de los niños. Por ello, es importante determinar si hay respeto, cómo es la relación con los hijos, cómo se resuelven los conflictos, si ha sucedido algo en el colegio. La llegada de un hermanito puede ser también una de las razones del cambio de comportamiento.

Si el mal comportamiento no es algo nuevo y se ha dado desde que el niño era un bebé, entonces las cosas pueden complicarse algo más. Suelen ser pequeños que incluso pueden desobedecer a maestros y abuelos. La causa podría ser un conflicto familiar, la separación de los padres. O una desorganización general. La agresividad y la desobediencia son formas que tiene el niño para expresar su rabia, su miedo y su dolor ante la situación.

Compartir
Articulo anteriorCuál es la mejor mascota para tu hijo (I)
Artículo siguienteCuál es la mejor mascota para tu hijo (II)
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

1 comentario

Dejar una respuesta