Desde muy pequeños, los niños muestran un gran interés por descubrir y conocer el mundo. Ese “afán por saber” es muy saludable, ya que estimula su aprendizaje y su desarrollo intelectual. Por este motivo, es importante mostrar siempre una actitud estusiasta y receptiva ante su espíritu investigador, satisfacer su curiosisdad y tratar de responder de forma sencilla y clara a sus preguntas pero… es posible que, más de una vez, sus preguntas resulten complejas o difíciles de responder.

Respuestas a algunas preguntas embarazosas

¿Por qué las niñas no tienen pene?

Entre los18 meses y los 3 años, los niños toman conciencia de si son un niño o una niña y se interesan por su cuerpo. Hay que explicarles que existen dos sexos diferentes, con diferencias también en su aspecto físico, y que ello hace posible que la especie se reproduzca.

¿De dónde vienen los niños?

Es importante decir la verdad, pero no es necesario explicarlo todo. A partir de los 3 años, se puede indicar que papá pone una semilla en el interior de mamá donde se encuentra otra semilla y juntas se unen y forman un niño, que crece en el vientre de mamá hasta que nace, a los 9 meses.

¿Dónde va la gente cuando se muere?

Hasta los 2 o 3 años, su percepción de la muerte tiene que ver más con la inmovilidad que con la desaparición definitiva, y les divierte ver cómo alguien que parece muerto se puede levantar como si nada hubiera pasado (como ocurre en los dibujos animados). A partir de los 3 años, pueden comprender que hay un final para las cosas (las flores se marchitan, las hojas se caen y se puede aplastar insectos). Pero no es hasta pasados los 8 años cuando se dan cuenta que tras la muerte no se puede volver. Si es pequeño se le puede decir que se van al cielo. Si los padres no son creyentes, se le puede explicar que la existencia de una persona va más allá de su cuerpo y está presente en el corazón y el recuerdo de las personas que la quieren.

Dejar una respuesta