¿Tienes ganas de apuntar a tu hijo a la piscina del barrio?  Que aprenda a manejarse en el agua de pequeños, es muy importante, aquí tienes ciertos consejos que serán muy útiles, para convertir a tu pequeño en un bebé acuático.

– Apunta a tu pequeño en cuanto cumpla seis semanas, no tienes que esperar por las prmeras vacunas. Pero tú tendrás que esperar el control de las seis semanas después del parto para empezar a nadar.
– Ponte tu bañador en casa, y coge ropa de recambio para tu pequeño.
– El agua tiene que estar entre 30ºC y 32ºC.  para los bebés de menos de tres meses o de un peso inferior a  los 5 kilos y medio.1
– Los profesores de natación tiene que tener un diploma especial para enseñar a los niños.
-No permanezcas en la piscina  más de 20 minutos con un bebé de menos de 12 semanas o 35 minutos para bebés más mayores.
– No te alejes nunca de tu hijo a más de un brazo de distancia.

Pregunta frecuente: ¿Pueden realmente respirar los bebé debajo del agua?

El agua no puede entrar dentro de los pulmones del bebé porque tiene un cierre hermético, el reflejo laríngeo. Pero pueden tragarla, o sea que no le dejes debajo del agua demasiado a menudo ni demasiado tiempo. Ponte gafas acuáticas y, así, podrás verificar que está relajado. Un bebé pierde este reflejo en algún momento entre los 9 y los 36 meses.

Dejar una respuesta