Te aconsejamos que durante el embarazo aunque tu médico te recomiende suplementos de hierro conviene que tu dieta sea rica en este mineral:

1. Es abundante sobre todo en alimentos de origen animal como la carne de ternera, buey, huevo, pescado, mejillones, berberechos y almejas (estos últimos, siempre muy bien cocidos).

2. También lo podemos encontrar en algunos alimentos vegetales como las legumbres, los cereales, los frutos secos y las verduras de hoja verde.

3. Por último, la industria alimentaria ofrece una amplia gama de productos enriquecidos con el mineral. Pero a la hora de incrementar el consumo de hierro te conviene saber que en los alimentos el hierro se presenta bajo dos formas distintas:

  • El hierro hemo: Procede de los alimentos de origen animal.
  • El hierro no hemo: Procede de los alimentos de origen vegetal.

Ambos se diferencian en el aprovechamiento que nuestro organismo hace de ellos.

El hierro hemo se absorbe mucho mejor que el no hemo. El hierro procedente de los alimentos de origen vegetal se absorbe en un 2-5% en comparación al 15% de las carnes.

Te damos una lista de la cantidad de hierro que nos aportan realmente los alimentos de origen animal y los de origen vegetal para que puedas comparar:

■ 100 g de carne ternera contienen de 3 a 6 miligramos de hierro, pero el aporte útil es de 0,5 a 0,9 miligramos.
■ 100 g de carne de ave contienen de 1,5 miligramos de hierro, pero el aporte útil es de 0,2 miligramos.
■ 100 g de espinacas contienen de 2 a 4 miligramos de hierro, pero el aporte útil es de 0,04 a 0,010 miligramos.
■ 100 g de carne de soja contienen de 6 miligramos de hierro, pero el aporte útil es de 0,4 miligramos.

Dejar una respuesta