Los bebés regurgitan cuando han comido demasiado o cuando eructan. También puede ocurrir cuando están babeando. Regurgitar no es vomitar. Los bebés usualmente no se dan cuenta cuando están regurgitando; mientras que el vómito es con fuerza y ocasiona dolor, el reflujo no provoca molestias al niño.

El término médico “regurgitar” es usado para referir al reflujo gastroesofágico. Sucede cuando la leche o la comida sólida dentro del estómago, se devuelve ascendiendo hasta el esófago del niño. El esófago es un tubo que une la boca y el estómago. Cuando la leche o la comida del bebé está en el esófago, pueden ocurrir tres cosas:

1. La leche o la comida puede salir fuera de la boca.
2. La leche o la comida puede ser aspirada dentro de los pulmones.
3. La leche o la comida puede irse al estómago por un rato, pero luego puede devolverse ascendiendo hasta el esófago. Se queda en el esófago por un rato antes de regresar al estómago.

¿El reflujo le causará problemas a mi bebé? La regurgitación es incómoda pero es algo normal que ocurre durante los primeros meses de vida del bebé. Rara vez involucra atorarse, toser o padecer dolor.

Dejar una respuesta