-

¿Y si mi hijo no deja de llorar?

Tal y como señalan los expertos, durante los primeros meses de vida, los niños suelen llorar una media de dos horas al día. Disminuyendo su intensidad y frecuencia, según van creciendo y percibiendo otras formas de comunicarse con su entorno más cercano.

Es muy importante señalar que el llanto, es la principal forma de comunicación que poseen los bebés hasta que adquieren una lenguaje, ya sea inteligible o no. Así, unos lloran más que otros, mostrándose más sensibles a los estímulos y a su forma de percibirlos en algunos casos o, de reclamarlos, en otros. Los pequeños llorarán si tienen hambre, sueño, frío o calor, también si necesitan unas caricias, entre otros. El llanto también nos da muchas pistas acerca del temperamento del bebé.

Nota: tenemos que tener en cuenta que, cuando el niño llora, es porque nos quiere comunicar algo.

El llanto del bebé

Lo normal es que un niño llore más por la noche, disminuyendo su frecuencia hasta que son capaces de dormir varias horas seguidas. No olvidemos que los niños nacen sin un horario establecido, serán los padres quiénes tendrán que ayudar al niño a organizar su cerebro para que, poco a poco, pueda discriminar el día de la noche.

Los padres también tienen que hacer un esfuerzo para llegar a conocer la causa del llanto de su pequeño. Por ejemplo, si tiene frío, en cuanto le arropen se callará. Hay que actuar pero manteniendo la calma en todo momento y sin alarmarse demasiado.

También te puede interesar:
La bronquiolitis: prevención y tratamiento

Pero esta relación causa-efecto, puede traer algún problema. Y es que el niño, sabe que si llora se le presta más atención entonces, él solo, incrementará la frecuencia e intensidad de su lloro. Para solucionar este desajuste, le podemos prestar más atención cuando esté jugando o interactuando con los adultos de manera activa y divertida. No haciendo demasiado caso al niño cuando esté llorando, pero sí en el momento que se tranquilice.

También te puede interesar:
Las enfermedades pediátricas y los estilos de vida

En otros casos, puede ocurrir, que el niño llore desconsoladamente sin poder calmarle de ninguna de las maneras. Entonces, atención, no debemos perder los nervios, tomaremos aire y cogeremos fuerzas para intentar tranquilizar al pequeñín.

Más consejos pedagógicos en Educación 2.0

Lo último...

Snacks para niños: opciones saludables y nutritivas

Preparar snacks saludables ricos en fibras, vitaminas y antioxidantes es una muy buena idea para incrementar el consumo de frutas y verduras en los...

¿Qué es el baby talk? y ¿en qué consiste?

Seguramente te has fijado en cómo los adultos hablamos con los bebés y con los niños pequeños, a este fenómeno se le llama baby talk. Si quieres...

¿Cómo ayudar a tu hijo a ser independiente?

Para criar a un niño independiente y seguro de sí mismo es muy importante saber en qué momento intervenir, y en que otros dejar...

Genitales: la importancia de llamarlos por su nombre

La importancia de que los niños digan por su nombre a los genitales es para que los acepten como tal, de otra manera el...

¿Cómo elegir la talla adecuada para la ropa de bebé?

La llegada del nuevo bebé es un momento mágico y esperado, no solo por los padres, sino por todos los seres cercanos al pequeño....