-

¿Y si mi hijo no deja de llorar?

Tal y como señalan los expertos, durante los primeros meses de vida, los niños suelen llorar una media de dos horas al día. Disminuyendo su intensidad y frecuencia, según van creciendo y percibiendo otras formas de comunicarse con su entorno más cercano.

Es muy importante señalar que el llanto, es la principal forma de comunicación que poseen los bebés hasta que adquieren una lenguaje, ya sea inteligible o no. Así, unos lloran más que otros, mostrándose más sensibles a los estímulos y a su forma de percibirlos en algunos casos o, de reclamarlos, en otros. Los pequeños llorarán si tienen hambre, sueño, frío o calor, también si necesitan unas caricias, entre otros. El llanto también nos da muchas pistas acerca del temperamento del bebé.

Nota: tenemos que tener en cuenta que, cuando el niño llora, es porque nos quiere comunicar algo.

El llanto del bebé

Lo normal es que un niño llore más por la noche, disminuyendo su frecuencia hasta que son capaces de dormir varias horas seguidas. No olvidemos que los niños nacen sin un horario establecido, serán los padres quiénes tendrán que ayudar al niño a organizar su cerebro para que, poco a poco, pueda discriminar el día de la noche.

Los padres también tienen que hacer un esfuerzo para llegar a conocer la causa del llanto de su pequeño. Por ejemplo, si tiene frío, en cuanto le arropen se callará. Hay que actuar pero manteniendo la calma en todo momento y sin alarmarse demasiado.

También te puede interesar:
Los sentimientos por no darle pecho a mi bebé

Pero esta relación causa-efecto, puede traer algún problema. Y es que el niño, sabe que si llora se le presta más atención entonces, él solo, incrementará la frecuencia e intensidad de su lloro. Para solucionar este desajuste, le podemos prestar más atención cuando esté jugando o interactuando con los adultos de manera activa y divertida. No haciendo demasiado caso al niño cuando esté llorando, pero sí en el momento que se tranquilice.

También te puede interesar:
Cuida las defensas de tu hijo

En otros casos, puede ocurrir, que el niño llore desconsoladamente sin poder calmarle de ninguna de las maneras. Entonces, atención, no debemos perder los nervios, tomaremos aire y cogeremos fuerzas para intentar tranquilizar al pequeñín.

Más consejos pedagógicos en Educación 2.0

Lo último...

Todo lo que deberías saber sobre la lactancia materna. Alimentación, consejos y mucho más

La leche materna es un alimento, el alimento natural y más completo que podemos dar a un recién nacido. Este líquido, producido por la...

Ser mamá después de los 30: ¿bueno o malo?

En todos los aspectos de la vida hay ventajas y desventajas, como también lo es el caso de ser mamá después de los 30...

Juguetes: ¿Cómo higienizarlos y desinfectarlos?

Es fundamental limpiar de manera correcta y desinfectar los juguetes de los chicos porque se previene la transmisión de enfermedades. Es normal que los niños...

La mejor alimentación después del parto

Si has tenido o vas a tener un hijo y deseas recuperar tu cuerpo, debes tener en cuenta varias cosas. Entre ellas hacer ejercicio...

Meditación y sus beneficios en la infancia

La meditación tiene muchos beneficios para los niños y para los adultos, tenemos que explicarles que meditar no implica hacer algo nuevo, solo pasa...