bebe.jpg

Hay muchos niños pequeños, que están todo el día aferrados a la mamadera en su boca, sin importarles si está llena o vacía, y si inténtamelos quitárselas, nos armas un escándalo de aquellos, pero hay que tener presente que el uso prolongado del biberón puede perjudicar su dentadura.

A esta edad, cuando la dentición suele ser abundante, la succión continuada de líquidos deteriora el esmalte dental y aumenta al riesgo de aparecen las caries. Pero, incluso vacía, la mamadera puede provocar malformaciones en su dentadura, aunque los especialistas opinan que ese peligro sólo existe si el pequeño continúa con ese hábito después de los tres años.

Lo mejor es que los niños después del año se acostumbren a beber de una taza y, si tiene necesidad de succionar, utiliza un chupete de tetina anatómico. Para retirar la mamadera, necesitarás tiempo y paciencia. Trata de mantenerte firme y no ceder ante sus protestas. Tarde o temprano se olvidará de ella.

Dejar una respuesta