Esta innovadora alarma de proximidad permite prevenir pérdidas, secuestros y accidentes infantiles. Está compuesta por dos unidades, un emisor, que está fijo en el niño y un receptor, que es transportado por el adulto.

Alarma Kiddo

En la unidad receptora, el adulto puede definir la distancia de alejamiento máxima pretendida para sus hijos. Siempre que el niño se quiera alejar más que esa distancia preseleccionada, Kiddo generará una alarma sonora y visual en la unidad del adulto para alertarlo, haciendo posible así, en pocos segundos, recuperar al niño y traerlo hacia sí y hacia un lugar seguro. Además del emisor y el receptor, el kit incluye dos pilas para su funcionamiento, dos correas, varias pegatinas divertidas para personalizarlos y un manual de instrucciones en castellano. Su oscila alrededor de 79,90€.

Vía | Crianza natural

Dejar una respuesta