niños

La mejor forma de proporcionar al niño un proceso de desarrollo óptimo desde su primera infancia es creando las bases de una vida saludable. Cuando hablamos de salud lo hacemos desde el punto de vista nutricional, físico y mental. Qué esté bien alimentado, que realice actividades físicas y recreativas adecuadas a cada edad y que goce de las etapas de salud y bienestar adecuadas a sus condiciones y necesidades primordiales.

 Los padres cumplimos un papel fundamental en cada una de estas etapas, porque formamos las primeras etapas de la vida del niño hasta muy entrada su madurez. Crearle buenos hábitos de alimentación e higiene y proporcionarle un entorno familiar mentalmente sano es lo más adecuado para completar su proceso de desarrollo personal.

Desde el punto de vista nutricional: ALIMENTACIÓN

  • Utiliza alimentos sanos y saludables, ricos en nutrientes, vitaminas y minerales.
  • Organízale bien los horarios y no los alteres salvo raras excepciones como viajes o celebraciones.
  • Prepárale desayunos y meriendas saludables que le alimenten sin abusar de productos artificiales.
  • No abuses de las frituras ni de las comidas preparadas salvo en situaciones en las que tengas demasiada prisa.
  • Enséñale a comer bien, sin picotear ni chucherías que intervengan de forman negativa en su alimentación.
  • Dedícale tiempo a una nutrición equilibrada, organízate los alimentos por tablas que te permitan seguir un orden establecido, evitando así las comidas rutinarias.
  • La leche, frutas, verduras y hortalizas serán tus mejores aliados en esta empresa.

jugar

Desde el punto de vista físico: ACTIVIDADES

  • Organízale actividades gratificantes al final de la semana para que pueda hacerlas con la familia.
  • Conoce qué es lo que más le gusta practicar y en qué tiene más facilidad.
  • Siempre hay un deporte o actividad que les gusta sobre manera, intenta compatibilizarla con el resto de actividades escolares y familiares.
  • El ejercicio físico ayuda a gozar de un equilibrio mental. Los niños que hacen actividades placenteras suelen ser más sociables y comunicativos.

Desde el punto de vista mental: MENTAL Y EMOCIONAL 

  • Disfruta de cada momento del día que te quede libre pada atender a tu hijo. Cuando más momentos compartas con él mejor serán las relaciones posteriores.
  • Comunícate con él, háblale con cariño y con la paciencia que requiere según su edad.
  • Ensénale que el respeto es la piedra angular de cualquier relación.
  • Crea un entorno familiar equilibrado y sin cambios bruscos que puedan perturbar su tranquilidad emocional.
  • En caso de tener que corregirle o regañarle hazlo desde el respeto y la congruencia, no hace falta sacar las cosas de quicio. Si le enseñas  a controlar sus impulsos y a reaccionar de forma equilibrada lo pondrá en práctica con el paso del tiempo.
  • Dale cariño, cuanto más reciba de pequeño más te dará de mayor. El cariño se enseña desde la infancia.

Dejar una respuesta