Primera parte Se originan cambios como sueños subiditos de tono, talla de pecho con la que soñabas, te sentirás mas sensual….. Los cambios mas notorios son:

1. Pecho y vagina estarán más sensibles. El aumento de los niveles de estrógenos y progesterona durante el embarazo puede influir en estas zonas de tu cuerpo, de forma que son más sensibles, aumentando las
sensaciones que experimentas durante las relaciones sexuales. Quizás descubras que alcanzas el orgasmo más rápidamente y con más frecuencia, algo que desde luego, ¡no es el peor efecto colateral del embarazo!

2. Quizás tengas sueños de dos rombos, cortesía de las hormonas del embarazo y la conciencia de los cambios que está sufriendo tu cuerpo. Si esto significa que te acuestas con Brad Pitt o Antonio Banderas casi todas las noches, ¿quién se queja? Algunas mujeres embarazadas incluso tienen orgasmos durante sus sueños, o son más intesos que habitualmente (y tú que pensabas que eran esos viajes nocturnos al cuarto de baño los causantes de tu agotamiento…).

3.Los orgasmos pueden ocasionar contracciones indoloras en el útero, contracciones que acunan al bebé, de forma que quizás tu pareja no sea el único que se quede dormido después de las relaciones… El sexo, en realidad, puede acelerar el parto, gracias a los agentes químicos presentes de forma natural en el esperma, llamados prostaglandinas, pero si no estás próxima a la fecha prevista para dar a luz, tranquila, no sufrirás un parto prematuro.

4. El embarazo sube la temperatura, y no nos estamos refiriendo al calor que te lleva a buscar los cariños de tu chico. Tu organismo bombea más cantidad de sangre por todo el cuerpo para llevar nutrientes al bebé, por lo que tu temperatura corporal subirá más de lo normal. Es una excusa estupenda para ponerte camisoncitos de lencería ligeros.

Dejar una respuesta