embarazo

Tu cuerpo sigue cambiando y tu tripa creciendo. Ya estuvimos viendo los cambios de los cuatro primeros meses, ahora veremos el quinto y sexto mes.

QUINTO MES: La tripa se hace evidente. Si hasta ahora te habían dicho que no tenías casi tripa, a partir de ahora tu embarazo será evidente para todos. Además de volumen, vas cogiendo peso ( lo mejor, no más de un kilo al mes) y tu forma de andar te delata. En el plano emocional, te sientes reflexiva y tiendes a encerrarte en ti misma: comienzas a pensar en la maternidad de una forma más cercana. Por su parte, tu aspecto cambia así:

  • Retienes líquido: Por eso, al margen del peso que ganes, puedes parecer hinchada.
  • Hay pérdidas de orina: La falta de flexibilidad y de tono muscular en la zona del periné puede hacer que empieces a sufrir pequeñas pérdidas de orina. Intenta trabajar la zona, por ejemplo con los ejercicios de Kegel, para evitar este problema y facilitar el parto.
  • El hambre aumenta: Quizás tengas antojos de cosas que hasta ahora no te atraían (pepinillos, bollos…). Aunque tengas un hambre voraz, intenta comer de forma sana y con raciones adecuadas.

SEXTO MES: Necesitas refuerzos. Tu bebé consume oxígeno en grandes cantidades, y tu cuerpo lo surte a través de tus glóbulos rojos. Por este sobreesfuerzo puede aparecer la anemia, muy común en las gestantes. Es posible que el médico te prescriba un suplemento de hierro para combatir sus síntomas: cansancio, debilidad, mareos….Tu organismo reacciona así:

  • Riesgo de infecciones vaginales: Son muy frecuentes en el embarazo. Se detectan con un análisis de orina y son fácilmente tratables.
  • Mareos: Tu presión arterial baja, por lo que puedes sentirte mareada, débil o con vértigos. Se debe al aumento de volumen sanguíneo al que hace frente el cuerpo.
  • Pequeños sangrados: Puedes sufrir pequeñas hemorragias nasales o en las encías. Esto responde a dos motivos: el aumento de volumen sanguíneo y los cambios que se producen en las mucosas por motivos hormonales.
  • Ardores de estómago: Tu hijo, presiona el aparato digestivo, lo que enlentece las digestiones y hace que los flujos estomacales vuelvan del estómago al esófago, generando los molestos ardores.

2 Comentarios

  1. […] cuerpo continua cambiando, tu feto sigue creciendo y […]

Dejar una respuesta