Como no puedes pasarte el día escudriñando el cabello de tu hijo, la única pista que te indicará que tiene piojos es ver que se rasca la cabeza con demasiada insistencia. La primera vez te costará reconocerlos, pero una vez te hayas estrenado no habrá piojo que se te resista. Si los pudiéramos examinar a través de un microscopio veríamos a unos pequeños animales que miden entre dos y cuatro milímetros grisáceos y alargados.

Pero, seguramente, lo que descubrirás en la cabeza de tu hijo no van a ser piojos sino liendres, los huevos que éstos ponen cada día. Ovaladas y traslúcidas, aunque a ti te parezcan blancas, se adhieren a los cabellos a medio centímetro del cuero cabelludo. Es a medida que maduran que se vuelven blancas y se van alejando. Su disposición es importante, porque una liendre situada a más de un centímetro de la base del cabello ya está muerta.

Por qué le pica tanto

En realidad el escozor lo provoca la saliva que los piojos inyectan cuando pican para alimentarse. ¡Y pueden hacerlo hasta seis veces al día! Ten en cuenta, sin embargo, que el picor puede durar hasta 10-12 días tras la desaparición del piojo adulto. Como se reproducen rápidamente hay que actuar de inmediato en cuanto se detectan.

  1. Aplica una loción antiparasitaria.  Sé generosa para que el cabello quede bien empapado. Lee antes las instrucciones de cada producto porque algunos se aplican en seco y otros sobre el pelo húmedo. Fíjate también en las edades recomendadas.
  2. Masajea el cuero cabelludo. Así te asegurarás de que el producto llegue a todos los rincones. Insiste especialmente en la nuca y detrás de las orejas.
  3. Ten paciencia, y transmítela a tu hijo. Es necesario que el producto actúe el tiempo marcado en el envase aunque le resulte molesto. A continuación, aclara bien.
  4. Retira los piojos y liendres. Los productos de hoy en día facilitan el peinado con liendrera pero, de todos modos, luego deberás repasar los mechones de cabello manualmente.
  5. Remata con el secador. Usa el aire caliente y dirígelo hacia la raíz del pelo.

Cómo actuar con eficacia:

—  Lavar toallas y sábanas con agua muy caliente.
—  Repetir el tratamiento con otro producto si los piojos reaparecen tras dos aplicaciones.
—  Guardar sus peluches en una bolsa de plástico cerrada (sólo vive 24h fuera del ser humano).

Cómo no debes actuar:

—  Compartir peines, toallas, coleteros o gorras
—  Alargar el tratamiento más tiempo del indicado por el laboratorio.
—  Pensar que cortando el pelo drásticamente se resuelve el problema.

Dejar una respuesta