Muchas veces los padres se preguntan cómo una situación tan habitual como la de llevar a los niños al dentista puede generar tanta angustia y temor en los pequeños. Es un temor muy común y comprensible, pero hay que tratar de combatirlo a tiempo. 

Estos miedos pueden tener su origen en:

  • Cómo el niño haya vivido la salida de sus dientes.
  • Cómo fue su primera visita al odontopediatra.
  • Los temores que tenga la familia hacia la situación odontológica.
  • Estos tres factores pueden también actuar de manera conjunta.

En la situación odontológica se juegan angustias primordiales dado el significado emocional de la boca y los dientes. Al ser estas experiencias en el primer año de vida, dejan su marca en el inconsciente.

Los temores de los padres:

• A menudo, estos miedos son transmitidos inconscientemente al niño y están relacionados con sus propias vivencias odontológicas, que, si fueron traumáticas, despiertan en ellos fantasías paranoides.
• Los miedos pueden tener distintos grados, cuando son  muy intensos se pueden estructurar fobias, las que impiden la atención odontológica. En estos casos  hay que trabajar interdisciplinariamente con psicoanalistas especializados en el tema.

1 comentario

Dejar una respuesta