El arribo del primer diente tiene una significación muy especial para los padres, ya que fuerza al bebé hacia el destete. La dentición trae aparejadas alteraciones emocionales en el lactante que surgen principalmente de las nuevas funciones que puede realizar,como triturar,desgarrar y morder.

A través de los dientes, el niño puede, en efecto, descargar su agresividad. Comienza a comprobarlo que puede morder el pecho, morder los juguetes, morder a otros, puede triturar la comida. Y, en relación con estas novedades, se producen cambios en su entorno emocional.

La concurrencia al dentista crea situaciones o recuerdos:

— morder, ser mordido, triturar, ser triturado, desgarrar, ser desgarrado, originadas en el significado agresivo del diente.
–otros miedos hacia la situación odontológica, proceden del primer encuentro con el profesional, de la ansiedad resultante del temor a lo desconocido
–por la ausencia de la motivación necesaria que requiere un niño para su atención.

1 comentario

Dejar una respuesta