bebe

Si nuestro bebé necesita alguna medicación por algún motivo, los padres lo pasan mal ya que es una tarea poco agradable y estresante. El bebé no se muestra receptivo a la hora de tomar medicinas y llora, patalea e intenta evitar tomarse eso. Para que no dure mucho el mal rato, es imprescindible actuar con rapidez, con seguridad y delicadeza. Por ello, te mostramos cómo hacerlo:

  • Si le medicación es por el oído, podemos calentar el frasco previamente, frotándolo entre las manos del papá o la mamá. Lo colocamos de lado y se lo echamos. Antes de nada, habrá que inmovilizarle los brazos ya que no querrá. Finalmente, dale un pequeño masaje en el borde de la oreja aprentando ligeramente para cerrar el conducto auditivo y que no se salga nada.
  • Si es por la boca hay que dárselo con una cuchara. Apoya la cuchara cargada, sobre el labio inferior y déjale sorber el contenido. Una vez hecho esto ponle enseguida el chupete. De esta manera, tragará el líquido.
  • Si es en los ojos, lo ideal es echar la gota de colirio en el lagrimal y al cerrar el niño los ojos, el líquido se expande y entrará dentro del ojo.
  • Con jeringilla sólo tendrás que colocarla en la boquita del bebé y apretar lentamente. Si ves que el niño se cansa, échale poquito y se lo das en tres tomas. Así no se toma toda la medicación de la jeringilla de una sola tirada.

En definitiva, con paciencia, lograrás que tome su medicación en condiciones. Sigue estos consejos y verás los resultados.

Dejar una respuesta