niño

Cuando nuestro niño va creciendo y aprende a caminar, comienzan los primeros golpes y caídas. Un chichón o una herida se ha hecho cualquier niño de pequeño. Ya que es algo que puede suceder con frecuencia, te aconsejamos qué hacer ante esto. Todas las familias deben tener un botiquín en casa, además de hielo y gasas por si tenemos que hacer una cura. Añade al botiquín tiritas y esparadrapos, un desinfectante y una pomada.

Debemos entender que cuando aprenden a andar, algo nuevo para ellos, no saben estarse quietos y es normal que puedan caerse. Si nuestro hijo se hace un chichón debemos ponerle un poco de hielo. Otra de las caídas puede provocar una herida con sangre y para pararla debemos limpiar la herida con agua y ejercer una ligera presión con nuestro dedo con una gasa para parar la salida de sangre. Debemos sujetar la gasa unos 2 o 3 minutos. Si fuera una herida profunda, debemos, además, llevar al niño a urgencias por si necesitara algún punto de sutura. Si nuestro hijo se cae y se da en la cabeza debemos valorar si llevarle o no al médico.

Si ha caído a una superficie blanda, no habrá problema. También debemos mirar la reacción del niño ante la caída, si llora mucho sin parar y no se tranquila, es un claro síntoma de pediatra. Si se duerme, debemos ir despertándole cada media hora para valorar su estado. Ante la sospecha de una posible fractura conviene sacarle las prendas de la parte afectada, aplicar hielo, y llevarle al hospital.

Dejar una respuesta