Hay momento en que realmente te vuelves loca porque no sabes como entretenerlo, no es fácil, pero te damos algunas pequeñas ideas, siempre y cuando no funcionen los juguetes.

1. Colócate con tu pequeño delante de un espejo. Deja que se observe a sí mimo y todos los movimientos que puede hacer. Luego tú misma puedes empezar a hacer caras.  El espejo es un arma que resulta maravillosa para los bebés, les encanta, mirarse, tocarlo, bailar con él frente al espejo Se van a reír y pasar un lindo momento los dos juntos.

2. Colócalo encima de una sábana o una mantita en el suelo. Ahora puedes empezar a mover sus bracitos y sus piernas haciendo todas las combinaciones que se te ocurran: poner sus brazos en cruz, ambos a un lado, levantarlos… Además de ser un juego muy divertido, estás ayudando a que haga unos ejercicios muy positivos para su desarrollo.

3. ¿Hace mucho calor? Si dispones de una terraza o simplemente un balcón grandes, podéis salir ambos a jugar un rato. Coloca agua en un barreño y déjalo que se moje a sí mismo con un botecito. Eso sí, no lo pierdas, de vista ni un segundo, ya que los niños pueden ahogarse en muy poca agua. También lo puedes hacer en la bañera.

Dejar una respuesta