La agudeza visual del recién nacido se encuentra muy por debajo de lo normal, pero evoluciona asombrosamente en el primer semestre de vida. Para eso, es preciso que los ojos reciban estímulos que permitan al bebé desarrollar la zona cerebral encargada de la vista.

RECOMENDACIONES A SEGUIR PARA ESTIMULARLOS:

• Hablarle mientras nos desplazamos, así lo obligamos a mover los ojos.

• Alternar el brazo con el que lo tomamos al darle de comer, para ampliar su campo de visión.

• Enseñarle imágenes grandes con contrastes o en blanco y negro, como un tablero de ajedrez.

• Desplazar un juguete de izquierda a derecha y de abajo hacia arriba para que lo siga con la mirada.

• Agitar un sonajero a su alrededor y preguntarle de dónde viene el sonido.

• Colocar un móvil musical sobre su cuna para que intente tomar los objetos que cuelgan de él.

1 comentario

Dejar una respuesta