bebe-enojado.jpg

En algunas ocasiones, cuando llevamos a nuestro bebé en los brazos, nos pega en la cara o hace ruidos como si estuviera enojado. Por el momento, su comportamiento no reviste importancia. Para resolver el problema, además de pedirle que consuele a la persona que le pego, hay que indicarles con firmeza “no se pega”.

Si para algún tiempo y el nene o nena insisten en su actitud o, incluso, la repite con mayor frecuencia, cuando nos pegue, se puede aplicar una consecuencia negativa. Por ejemplo: como siempre ocurre cuando se encuentra en brazos, la debemos bajar instantáneamente.

Con seguridad, la aplicación sistemática de este método erradicará la conducta. Por que muchas veces son simples manías que se agarran. Pero nunca hay que decirles que es una nena o nene “malo”, ni nada parecido. Ten presente que no sabe por que lo hace.

Dejar una respuesta