-

Cómo se manifiesta el síndrome de Estocolmo en los niños

Los padres tienen poder sobre sus hijos. Y ante situaciones en que ven frustrados sus anhelos para ellos, vienen frases hirientes nacidas de la desilusión generada. Y así empieza el peligro. El pequeño empieza de acuerdo a lo que quieren los otros y no según sus necesidades y de esta forma puede no desarrollar sus capacidades.

En 1973 cuatro empleados de un banco en Estocolmo (Suecia) fueron tomados como rehenes por dos asaltantes. Encerrados con sus captores en la bóveda del banco durante seis días, los cuatro cautivos desarrollaron una afinidad tal con los dos criminales que se resistieron a los intentos de ser liberados.

ninos-mas-grandes.bmp

Desde entonces, el fenómeno psicológico del secuestrado que toma partido con su secuestrador se conoce como el Síndrome de Estocolmo. El mismo sucede en situaciones de desventaja ó de fuerza, se produce cuando la persona se identifica con el otro.

Dicha reacción tapa sentimientos de dolor, rabia, miedo ó impotencia.Los expertos en comportamiento humano sostienen que el Síndrome de Estocolmo no es otra cosa que la búsqueda desesperada de una forma de sobrevivir ante una situación difícil. La psicoanalista Anna Freud, hija del padre del psicoanálisis creó el término “identificación con el agresor”.

Por ejemplo el niño que es maltratado ó burlado, se identifica con ese estilo y lo copia, maltrata a otros compañeros y cuando crece reproduce con sus hijos u otras personas el mismo estilo de trato. Su pensamiento es “si me pegan es porque soy malo, me lo merezco, no soy digno de buen trato”.

También te puede interesar:
Dudas y preguntas sobre el pelo del bebé (II)
También te puede interesar:
A mi bebé le cuesta mantener el equilibrio
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...