Durante los nueve meses de embarazo es recomendable evitar cualquier problema de salud para no tener problemas con nuestro bebé. En invierno debido al frío, a los cambios de temperatura… es muy fácil coger un constipado. El constipado es una enfermedad infecciosa viral leve del sistema respiratorio cuyos síntomas principales son estornudos, secreción nasal, dolor de cabeza, goteo y congestión nasal, ojos llorosos, picor, dolor o flema en la garganta, tos, cansancio y una sensación de malestar general.

embarazo

Si a los síntomas del embarazo les unimos los del resfriado, la mujer tendrá un gran malestar. Además, se recomienda no tomar ningún tipo de medicamento para no perjudicar al feto por lo que el constipado podría perdurar más. Una de las mejores maneras de combatir un resfriado es mantener nuestro sistema inmunológico fuerte con un dieta sana y equilibrada, rica en frutas, verduras y vitaminas. Disminuir el estrés y descansar frecuentemente también pueden ayudarte a mantener fuertes tus defensas.

Puedes ir al médico para ver qué consejos puede darte. Lo mejor es utilizar remedios caseros que pueden ayudar a mejorar nuestro estado. Mucho zumo de naranja, tomar muchos líquidos, lavarnos las manos a menudo y cuidar nuestra higiene, abrigarnos bien, no pasar frío, no hacer cambios bruscos de temperatura y tomar mucha vitamina C son algunas de las cosas que podéis hacer para prevenir el constipado. Esta infección se suele ir en unos días por lo que no debéis preocuparos.

Dejar una respuesta