morder.jpg

Que dos pequeños se disputen un juguete, no es ninguna novedad y que las peleas a mordiscos son típicas de esta edad tampoco. Los lugares concurridos, llenos de chicos y juguetes atractivos son un caldo de cultivo para las mordeduras.
Te ofrecemos una serie de recomendaciones que te pueden ayudar para evitar que muerda.

CONSEJOS:

• Enseñar al chico a mostrar su enojo, excitación o entusiasmo de otro modo: con palabras, pidiendo ayuda….

• Pensar las situaciones que propician los mordiscos, muchos pequeños en poco espacio, pocos juguetes para repartir, poca atención por parte de los adultos….

• Observar al chico y sus reacciones, y retirarlo si se prevé que va a empezar a morder.

• No jugar a darle mordiscos, aunque sean cariñosos.

• Ofrecerle un objeto irrompible y no tóxico que pueda chupar y roer a placer, como un muñeco.

• Tratar de que tenga espacio y tiempo para jugar, desahogarse, y que no este en exceso excitado.

CÓMO REACCIONAR:

• Prestar más atención a la víctima que al mordedor, consolándola y curándola.

• Llevarse al agresor a otro sitio y decirle: “No se muerde; hace daño”. Dejarlo allí un rato. No pegarle, ni gritarle.

• No permitir que, mediante los mordiscos, el chiquito logre su objetivo, por ejemplo, arrebatar un juguete.

Dejar una respuesta