-

El líquido amniótico

liquido-amniotico.jpg

El origen del líquido amniótico es mixto y procede de tres partes: de las células ovulares, de las células de la madre y de las del feto. Al principio del embarazo se produce a partir de las células que conforman las membranas de la bolsa de aguas que recubren la placenta y envuelven el cordón umbilical.

El volumen o cantidad del líquido amniótico no se mantiene estable durante todo el embarazo. Normalmente, la cantidad que sale y entra en la bolsa de las aguas es el mismo, se renueva en forma continua. Cada tres horas, por ejemplo, el agua se renueva totalmente.

Lo más común es que su volumen y estado sean estables durante todo el embarazo. Sin embargo, existen patologías que hacen que la cantidad de líquido varíe. La eliminación del líquido se produce a través de la deglución del feto y la absorción hacia la sangre a través de la placenta.

Así, se habla de polihidramnios cuando se observa un volumen excesivo de líquido y de oligohidramnios cuando el mismo disminuye anormalmente. El problema no es que haya poco o mucho líquido, sino la causa que provoca esas alteraciones. La respiración del feto dentro del líquido amniótico no se hace a través de los pulmones sino del cordón umbilical por donde le llega la sangre oxigenada a su organismo.

APORTES EN EL EMBARAZO:

Sirve para la nutrición fetal. Muchos de sus componentes son tragados por el feto y, por lo tanto, utilizados para su alimentación. De hecho, el 10% de las proteínas del feto provienen del líquido amniótico. Regula el agua y mantiene la temperatura corporal del feto como un termostato.

También te puede interesar:
Consecuencias de una mala dieta en el embarazo
También te puede interesar:
Y,... ¿cómo debo explicar a mi hijo que estoy embarazada?

Protege al feto frente a posibles agresiones externas, como si fuera una almohada. Crea alrededor del feto un espacio que le permite moverse sin problemas con libertad. Es imprescindible para su desarrollo, cuando hay poco los pulmones no crecen con normalidad.

Proporciona un hábitat estéril para el feto, lo protege de posibles contaminaciones de gérmenes que pudieran penetrar a través del tapón mucoso de la madre

EN EL PARTO:

Acelera las contracciones, facilita la dilatación. Cuida al feto impidiendo que las contracciones uterinas ejerzan una presión excesiva sobre él durante el período expulsivo.

Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

Babymoon: ¿Qué es y por qué es importante vivirlo?

Babymoon: una luna de miel, es esencialmente una escapada relajada para las futuras madres y sus parejas antes de que llegue el bebé. Se ha...

Alimentos nutritivos para los niños en verano

Al llegar el verano y el calor a los niños y adultos nos apetece más beber que comer, pero como padres tenemos que buscar...

Consejos para diseñar ropa personalizada para bebés

A la hora de hacer algún tipo de regalo a un bebé, son muchas las opciones que nos podemos encontrar en el mercado, pero...

Los mejores ejercicios para mujeres embarazadas mes a mes

Hacer ejercicio es bueno y beneficioso para todo el mundo inclusive, a no ser que el médico lo prohiba, para personas que están en...

Mareos en el embarazo: ¿Cómo prevenirlos?

Es común experimentar mareos durante el embarazo. Los mareos pueden hacer que sientas que la habitación gira lo que te produce una sensación de...