-

Cuento para niños: El lobo conductor

Nunca  estamos contentos con lo que tenemos. Ved, si no, el ejemplo de don Lobo, un conductor de autobuses a quién no le gustaba su oficio ni pizca. ¿Resultado? Don Lobo se pasaba buena parte del trayecto chillándo y protestando por las cosas sin importancia. Hacía pagar a con su malhumor a todos los que subían al autobus.

—¡Venga, a ver si suben ustedes de  una vez, porque demoran tanto! ¿Es que están dormidos o qué?  ¡Ay,señor, menudo oficio el mío! Repetía una y otra vez.

Naturalmente, los pasajeros se desconcertaban ante la conducta de don Lobo quién, al final del trayecto, tenía por costumbre tomarse un descanso más largo de lo habitual. A veces llegaba a pasarse media hora recostado sobre un árbol que estaba junto a la parada, lo que representaba una gran pérdida de tiempo para centenares de animalitos que iban a trabajar con la hora  justa para llegar a su trabajo, a para aquellos que regresaban cansados a sus casas.

Numerosas protestas contra don Lobo se recibieron en la Empresa propietaria de la línea de autobuses. El irritable conductor fue amonestado en varias ocasiones, pero, como no hacía el menor caso, fue relevado de su puesto. El Ayuntamiento, a cuya plantilla pertenecía don Lobo, decidió que don Lobo pasasé a realizar tareas de barrendero.
Como podréis suponer, don Lobo notó el cambio. Por vez primera comprendía que hay oficios mucho peores que el de conducir autobuses.

—¡Oh, qué pesadilla! ¡Me he convertido en barrendero! ¡Si pudiera volver a sentarme en ese cómodo sillón del autobús y seguir conduciendo…! —se lamentaba don Lobo.

También te puede interesar:
Consejos sobre nutrición y hábitos diarios (I)

Era demasiado tarde para arrepentirse. Por fortuna, don Lobo pudo obtener otro empleo y ya nunca más volvió a protestar contra su oficio de conductor. ¿Qué hace ahora? Bueno, me han dicho el otro día que conduce microbuses.

También te puede interesar:
El desarrollo del habla en los niños entre 2-3 años (I)

¡Si vieran amiguitos con qué alegría lo hace! Creo que don Lobo por fin aprendió la lección.

Extraído: Libro de fábulas

Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

¿Cómo ayudar a tu hijo a ser independiente?

Para criar a un niño independiente y seguro de sí mismo es muy importante saber en qué momento intervenir, y en que otros dejar...

Genitales: la importancia de llamarlos por su nombre

La importancia de que los niños digan por su nombre a los genitales es para que los acepten como tal, de otra manera el...

¿Cómo elegir la talla adecuada para la ropa de bebé?

La llegada del nuevo bebé es un momento mágico y esperado, no solo por los padres, sino por todos los seres cercanos al pequeño....

Joolz HUB+, un cochecito de paseo compacto y ligero para conquistar la ciudad

Cuando una familia busca un cochecito de paseo para su bebé, lo que busca es comodidad y que sea ligero a la hora de...

Bicicletas sin pedales: ¿qué beneficios que tiene para los niños?

Las bicicletas sin pedales están pensadas para niños a partir de 2 años. Sabemos que no es una tarea fácil aprender andar en bicicleta...