-

Cuentos para niños: Fábula: Dos amiguitas

dos avestruces

Dos avestruces habían entablado una profunda amistad y se querían mucho. Estaba juntas a todas horas y no podían pasarse la una sin la otra. Sin embargo, había un problema entra ellas.

-¡Hoy tenemos que jugar a lo que yo quiera! —gritaba una, enojada.
-¡De eso nada, rica! Yo tengo más ingenio que tú para jugar, y por eso quiero ver qué tal nos sale este juego que te voy a explicar! —respondía la otra, rebelde.

Estas disputas eran diarias, pues ambas querían mandar e imponer sus ideas. Al terminar la jornada, las dos volvían a sus casas muy enfadadas. No habían conseguido jugar a nada y, además, cenaban de mala gana.
Al día siguiente, nada más encontrarse, se reconciliaban, pero sólo para volver a empezar con sus discusiones, apenas un rato después

dos-avestruces1

Por fin, una de ellas tuvo la idea, poco después de la consabida e inútil reconciliación.
-Mira, hoy no vamos a jugar ni a lo que quiera yo, ni a lo que quieras tú. Es mejor que nos pongamos a hablar seriamente, a ver si llegamos a un acuerdo.

Por vez primera no hubo enfrentamientos. Ambas hicieron examen de conciencia. Y comprendieron que la única forma de arreglar la situación era jugar un día según quería la primera y al día siguiente según el gusto de la segunda. De esta manera no habría preferencias, ni peleas.

Al día siguiente pusieron en práctica esta idea, y nuca más volvieron a pelearse por asuntos de juegos. La amistad, para mantenerse, necesita con frecuencia de un diálogo, sincero y abierto. ¿No estáis de acuerdo, amiguitos?

También te puede interesar:
Cuentos para niños: La Patita Presumida

Extraído: Una fábula para cada día

También te puede interesar:
Receta para niños: Crema de copos de avena
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...