Muchas parejas se preguntan sobre la conveniencia y la utilidad de hacer los cursos de preparación al parto. En un momento en el que se acumula el cansancio y las actividades laborales y personales se llega a pensar que se puede prescindir de ellos.

 ■ Sin embargo, tiene muchos beneficios: se experimentan menos niveles de ansiedad en la fase final del embarazo y al dar a luz; las mujeres llegan en mejor forma física al parto, se recuperan antes en el puerperio y tienen más habilidades para desenvolverse en los cuidados del recién nacido, lo que reduce la probabilidad de caer en una depresión posparto. Además, da confianza, seguridad y autonomía a los padres y les ayuda a vivir la paternidad como un proceso natural en el que se implican por igual los dos miembros de la pareja.

■ La semana de gestación adecuada para iniciar la preparación al parto se sitúa entre la semana 28a y 30% ya que los cursos suelen prolongarse entre 7 y 10 sesiones.

■ Para buscar los cursos siempre podemos preguntar a alguien que haya hecho uno, ya que ellos nos podrán dar una buena impresión del lugar y los profesores. Si no conocemos a nadie podemos buscar en páginas de Internet que tengas anuncios clasificados sobre cursos en España o acercarnos a gimnasios y centros de yoga a preguntar.

■ Para identificar un buen curso de preparación al parto hay que fijarse en que esté impartido por profesionales (matronas o ginecólogos), que se trate de un centro acreditado y que incluya estas materias:

  1.  El manejo o del dolor mediante la respiración y las técnicas de relajación como alternativa a la analgesia epidural, de la cual también se deben dar nociones.
  2. Cuidados del periné y del suelo pélvico.
  3. Proceso de parto e identificación de los síntomas para acudir al hospital.
  4. Cuidados del recién nacido y de la mujer durante el perido de posparto.
  5. Promoción de la lactancia materna.
  6. Relaciones sexuales durante el embarazo y el posparto. Métodos anticonceptivos.
  7. Gimnasia pre y posnatal.

Dejar una respuesta