decoracion-feng-shui.jpg

Los otros días estuvimos hablando del arte del “Feng Shui”, cómo te enseña a crear ambientes equilibrados para que tu niño crezca seguro y feliz. Estuvimos hablando de la habitación, de la iluminación, de su cuna, de las telas y materiales que se pueden usar, la cama, los muebles…..

Ahora veremos como los colores para esta disciplina influyen en nuestro estado de ánimo y por supuesto en el del niño.En líneas generales, ten siempre presente que los colores intensos sobreestimulan a los niños, mientras que los colores suaves invitan a la relajación. Éstos últimos serían por tanto los más recomendados en su habitación.

Al margen de esta premisa que no hay que olvidar, que deberás tener presente el carácter del niño, (si es “yin” es más tranquilo, si es “yan”, es más enérgico), su edad, la situación que está viviendo (por ejemplo si sus padres se están divorciando, si existe algún familiar enfermo…), si duerme solo o  comparte su cuarto y lo que quieres conseguir de él.

No existen colores buenos ni malos, sino aconsejables o desaconsejables en determinados momentos. Y no hace falta pintar toda la habitación de un color, puedes estimularle también con pequeños objetos de un tono concreto o un cuadro
 

1 comentario

Dejar una respuesta