Al acariciar a tu bebé, le transmitís amor; seguridad en sí mismo, bienestar y paz, además de fortalecer el vínculo entre madre e hijo. Los masajes tienen múltiples beneficios.

¿Por qué es tan importante ofrecerle masajes a tu bebé?

Porque al tocar la piel de tu hijo entrarán en el lenguaje de las caricias y te permitirá fortalecer el vínculo con él.
• Porque el masaje para los bebés es bienestar que abarca más que el cuerpo. Es calor, es alimento para la piel, es límite, es comunicación, es amor.
• Porque además de lograr beneficios físicos, el masaje colabora en el desarrollo mental y emocional.

• El masaje produce estimulación, relajación, alivio e interacción.
• El bebé necesita ser abrazado, acariciado, contenido y a partir de un masaje diario ayuda a que la adaptación a la vida sea más gradual y más suave.
• Ayuda a que el niño se relaje en aquellos momentos que le suceda algo, tanto en el orden físico como emocional.
• Alivia los cólicos sufridos en los primeros meses.
• Promueve estados de mayor relajación en casos de trastornos del sueño.

• Colabora en caso de estreñimiento
• Se utiliza a modo de prevención otorgándole al bebé sensaciones de alivio y bienestar.
• Contribuye con el bebé a conocer su cuerpo e ir formándose una imagen de sí mismo.
• Porque el masaje se utiliza para niños con necesidades especiales y prematuros vinculados así al niño con sus padres logrando un acercamiento positivo al hijo.
• Favorece con las mamás, para que salgan más fácilmente de la depresión postparto, si la tuvieran.

Los masajes también pueden fortalecer los músculos y articulaciones del niño y a ayudar a aliviar algunas dolencias comunces en los primeros años de vida; pero sobre todo, le permitirán expresar el amor a tu hijo a través del tacto y a establecer una sólida relación temprana con él. Recordá que los masaje no son para el bebé sino con el bebé.

1 comentario

Dejar una respuesta