Si queremos realizar un masaje a nuestro bebé, con quince minutos diarios, nos bastará.

No obstante, hemos de tener en cuenta una serie de premisas; ya que, la franja horaria, la ambientación y, nuestra disposición, harán que el niño se muestre más o menos receptivo:

1.-El masaje lo realizaremos preferiblemente, después del baño.

2.- Crearemos un ambiente relajado y cómodo; donde la temperatura sea agradable, no haciendo ni frío ni calor.

3.- Deberás de frotar tus manos antes de tocar la suave y delicada piel del pequeño.

Nota: recordemos que existen en el mercado aceites y cremas idóneas por su acción lubricante.

Vinculo afectivo durante el masaje infantil

Así pues, si las pautas anteriores se cumplen, podemos proceder a realizar el masaje:

Masajea con suavidad el abdomen del bebé, haciendo círculos hacia abajo, en el sentido de las agujas del reloj.

Unos dos minutos sobre el costado izquierdo para después, cambiar al lado derecho.

Lo puedes repetir y finalizar masajeando todo el abdomen de izquierda a derecha.

– Acuéstale sobre su espalda, sujeta las piernas y gíralas levemente con un movimiento circular y enérgico.

De esta manera, se estimula el movimiento de los músculos del abdomen, ejerciendo una ligera presión sobre los intestinos para facilitar su movilidad.

Durante el masaje, puedes hablar o cantar al bebé alguna nana. Este es el momento en el que disfrutáis juntos.

Sólo deberás continuar el masaje si el niño disfruta y se encuentra cómodo y relajado.

2 Comentarios

  1. ¿Se da el mismo masaje cuando el bebe esta sofocado? Agradezco mucho su respuesta

  2. Información muy buena para las mujeres que pronto tendrán a sus niños en sus brazos. Después del parto la mujer puede experimentar dándole masajes a su niño para hacerlo sentir bien y crear una relación estrecha entre ellos. Saludos desde Costa Rica!

Dejar una respuesta