La respuesta es sí.

Tenemos que tener presente que los masajes en la primera etapa infantil favorecen mucho el desarrollo evolutivo, produciéndose una serie de cambios psicológicos, emocionales y físicos.

Comunicación gestual durante los masajes infantiles

Respecto a los beneficios psicológicos:

a. Aumenta la conciencia del recién nacido de las distintas partes que componen su esquema corporal.

En lo que respecta a los beneficios emocionales:

a. Potencia los vínculos afectivos entre el bebé y sus padres.

b. Favorece la comunicación no verbal entre el pequeño y su progenitores.

Y, si comentamos los beneficios físicos:

a. La fricción de las manos contra la piel, ayuda a eliminar las células muertas.

b. Activa la circulación sanguínea, incrementándose el envío de oxígeno a los tejidos.

c. Propicia un mejor desarrollo del sistema nervioso.

d. Estimula los sistemas inmunológico y respiratorio.

e. Fortalece y tonifica los músculos.

f. Aumenta su apetito.

g. Le ayuda a descansar mejor.

h. Calma y relaja al bebé cuando tiene sueño, pesadillas,…

i. Facilita la digestión y alivia las molestias producidas por los temidos cólicos del lactante y/o estreñimiento.

j. Ayuda a madurar y regular el sistema gastrointestinal.

Dejar una respuesta