bebe-durmiendooo.jpg

• Dormirle en brazos o fuera de su cama para trasladarlo después a su cunita: el bebé suele despertarse durante la noche y, al hacerlo, desconocerá el lugar donde se encuentra, le producirá temor y finalmente empezará a llorar. Sólo debes recostarlo en su cuna y acariciarle, cantarle una canción o explicarle un cuento. De esta forma, se establecerá una rutina que le ayudará a dormir.

• Sobreestimularle y excitarle antes de dormir se suele pensar que el exceso de excitación cansa a los bebés, aunque, por el contrario, les pone más nerviosos y molestos. Es recomendable no zarandearles demasiado y procurar que las actividades que realicen al final del día sean más suaves.

• Si llora, no lo lleves a tu cama: Permanece un rato en su habitación, turnándote con tu pareja hasta que logre dormirse nuevamente.

• Si vuelva a llorar, tarda cada vez más en ir a su habitación: Incrementa los tiempos en cinco minutos. De esta forma el bebé no se acostumbrará a que alguien vaya inmediatamente.
 

Dejar una respuesta