test-de-apgar.jpg

El test de Apgar valora cinco aspectos: la respiración, los latidos cardíacos, el tono muscular, el color de la piel y la respuesta a los estímulos.

Cada uno de ellos se puntúa con un 0, un 1 un 2, por lo que el índice máximo que puede obtener un niño es 10. En el primer minuto, sin embargo, la mayoría de los bebés no sobrepasan el 8 ó 9, aunque el 7 es absolutamente normal. ¿Por qué no llegan al 10?.

Sencillamente porque no se adaptan a la vida extrauterina de repente, sino poco a poco. Una coloración algo azulada de las manos o los pies, una flexión parcial de las extremidades o un llanto poco vigoroso, sin dejar de ser normales, van a valorarse con un punto en vez de con dos, y eso puede suceder con cada uno de los cinco parámetros.

No tiene ninguna repercusión. Sólo los bebés que obtienen menos de seis puntos necesitan una reanimación y una vigilancia especial. Lo verdaderamente importante es que el Apgar de tu hijo era de 10 a los cinco minutos de vida.

Esto indica que en el poco tiempo que transcurrió del primer examen al segundo se adaptó muy bien a su nueva situación. Como puedes comprobar, tu bebé está completamente sano.
 

Dejar una respuesta