embarazo estres

Aprende a canalizar tus problemas y miedos. Éste es uno de los puntos claves. Seguro que no puedes evitar que aparezcan los problemas y los miedos, pero si aprender una nueva forma de afrontarlos.

Te ofrecemos una serie de pautas, para ayudarte a liberar la ansiedad y el estres:

  • Evalúa el factor que origina tu estrés. Salvo si es algo repentino intenta ver los antecedentes para comprenderlo.
  • Intenta hablar con alguna persona de confianza para que te ayude a analizarlo.
  • Fíjate objetivos razonables que sean posibles de cumplir. Evita presiones suplementarias, como adelantarte a los acontecimientos del futuro: ¿cómo será el parto?, ¿saldrá todo bien?..
  • Organízate para cumplir los objetivos, dándote suficiente tiempo para cumplirlos y establece estrategias simples.
  • Intenta aprender alguna lección de un eventual fracaso o frustración.
  • Confía en ti misma y en que es posible (piensa que las mujeres llevamos pariendo y criando hijos desde hace miles de años). Este pensamiento te ayudará a frontar las situaciones difíciles.
  • Tómate las cosas con calma, date tiempo y evita actuar en las urgencias. El factor tiempo es esencial en la gestión del estrés. Mal curado, puede ser el origen de una ansiedad suplementaria.
  • Prefiere las actividades de recuperación para evacuar en lo posible tu estrés, haciendo yoga, dedicándole unos momentos al día a tu calse de relajación, meditación, etc..
Compartir
Articulo anteriorLos niños sonámbulos
Artículo siguienteMi hijo comienza a gatear

Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc.
Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)… ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta