embarazos-multiples.jpg

La noticia de que se esperan dos hijos suele producir un shock inicial en la futura mamá. “¿Cómo me crecerá la panza?, ¿Tendré que guardar reposo? ¿Cómo será el parto?”….Por no hablar de lo que se avecina: dos bocas que alimentar, dos bebés que lloran, dos pañales que cambiar….. No obstante, según avanza el embarazo, la sorpresa inicial suele dar paso a una gran ilusión y las molestias resultan mucho más llevaderas al pensar en los pequeños que vienen en camino.

Aunque es frecuente que se agudicen las molestias típicas del embarazo, la gestación múltiple no tiene síntomas específicos. La presencia de mellizos se puede detectar ya en la primera ecografía, alrededor de las 6 semanas de embarazo. Sin embargo, éste no se considera viable hasta las 14 semanas de gestación porque el riesgo de aborto es mayor que cuando sólo hay un bebé.

CÓMO SE FORMAN:

  • Las gestaciones gemelares pueden tener dos orígenes distintos. El más habitual (70 % de los casos) es producto de la fecundación de dos óvulos diferentes. Estos dan lugar a gemelos bivitelinos o dicigóticos, conocidos popularmente como mellizos, que pueden ser de diferente sexo y no parecerse físicamente.
  • El resto de las gestaciones gemelares (30%) se origina cuando el óvulo se divide en dos partes idénticas después de ser fecundado. El resultado son dos gemelos univitelinos o monocigóticos, que tienen el mismo material genético y resultan tan parecidos que cuesta diferenciarlos.
  • Compartan o no la placenta, cada bebé dispone de su propio cordón umbilical.
  • Gemelos. los gemelos univitelinos se originan cuando un óvulo fecundado se divide en dos. Según el momento en que se produzca la división, los fetos pueden compartir o no la placenta (en la mayoría de los casos lo hacen). Casi siempre (99% de las veces) se encuentran en sacos amnióticos separados. Cuando no es así, hay más riesgos y se requiere un control más exhaustivo.
  • Mellizos: Los gemelos bivitelinos son producto de dos óvulos fecundados por dos espermatozoides. Cada feto se desarrolla en una bolsa amniótica y se alimenta de su propia placenta (aunque a veces éstas están tan próximas que parecen una sola). El 50% de los gemelos son parejas de diferentes sexo; el otro 50% son dos varones y la otra mitad, dos nenas.

El desarrollo de los gemelos es casi idéntico al de un solo bebé. La única diferencia está en que crecen menos (raramente sobrepasan los dos kilos y medio) y tienen un período de gestación más corto. Generalmente, el parto se produce antes de la semana 37 y cuando no ocurre así, el médico suele provocarlo para prevenir problemas en la placenta. Hasta la segunda mitad del embarazo, los bebés pesan lo mismo que si fueran bebés únicos. Pero a partir del segundo semestre empiezan a notarse diferencias en el crecimiento.

Además, si los pequeños comparten la placenta, puede ocurrir que la sangre no se reparta igual entre los dos bebés y uno crezca más que otro. Esta complicación se conoce como síndrome de transfusión fetofetal, y es especialmente peligrosa para el bebé que crece más porque la llegada de sangre en exceso puede sobrecargar su corazón.

4 Comentarios

  1. […] continue talking about multiple pregnancies, which need a strict vigilance because both the mom and the placenta that feeds both babies are […]

  2. quisiera saber si en el embarazo de bebes bivitelinos, el parto natural tiene riesgo o es conveniente la cesarea

Dejar una respuesta