infusioness.jpg

Continuamos hablando sobre las hierbas, las hierbas medicinales en los niños.

RECUERDA QUE…

A la hora de preparar las tisanas para los niños, es importante utilizar la misma concentración de planta que si fuera para adultos, pero la cantidad a administrar será inferior. Ésta variará en función de la edad del niño, por lo que resulta fundamental que conozcas cuál corresponde exactamente a la de tu hijo, ya que si le das más de la necesaria puedes provocarle una intoxicación.

• Lo natural no es siempre sinónimo de seguridad.
• No deben suministrarse a bebés menores de 6 meses. Durante su primer medio año de vida, un lactante aún no tiene su aparato digestivo desarrollado por completo, por lo que es incapaz de procesar y asimilar los compuestos de las hierbas.
• Las plantas medicinales puede interactuar con algún medicamento que tu hijo ya esté tomando y neutralizar su efecto.
• Hay que tener especial cuidado con los niños que padecen asma o alergias porque hay plantas que pueden agravar el problema.
• Antes de utilizar cualquier tipo de hierba medicinal con tu hijo, busca la supervisión del pediatra.

CONSEJOS PARA SU PREPARACIÓN:

• Usa recipientes de hierro fundido esmaltados, vidrio, cerámica o acero inoxidable. Nunca aluminio.
• Las cucharas deben ser de madera o acero.
• Evita el plástico para conservar las infusiones.
• Una vez hayas acabado, lava con agua caliente y seca muy bien todos los utensilios que hayas utilizado.

NO SÓLO PARA BEBER:

Las infusiones, además de ingerirse, pueden utilizarse, inhalarse o utilizarse para hacer enjuagues y jarabes.
Algunas de las plantas con estos usos son:

PARA APLICAR: Manzanilla
PARA INHALAR: Eucaliptus, lavanda y menta.
PARA ENJUAGUES: Menta

Dejar una respuesta