bebe-mantita.jpg

¿Investigando para encontrar la forma perfecta de que tu bebé esté cómodo en sus primeras semanas de vida?. Intenta con la técnica de envolverlo (swaddling). Se trata simplemente de aplicar la técnica que aplicaban nuestras abuelas para abrigar a los recién nacidos hasta el mes de edad y que se sintiesen protegidos.

¿CÓMO LE AYUDA?

La mantita ceñida alrededor de su cuerpo le recuerda las sensaciones que sentía dentro de la tripa de su mamá y le transmite una sensación familiar de seguridad, por lo que normalmente el pequeño se duerme mejor.

¿CÓMO SE HACE?

Utilizando una mantita de algodón o de un material suave y blando, tumba al pequeño sobre la manta, dejándola al nivel de la nuca. Rodea su cuerpo y su brazo con uno de los extremos, con los brazos y rodillas flexionados, dejando sus manos libres, Haz lo mismo con el otro extremo tensando la manta. Ten cuidado que la manta no quede demasiado ajustada para no hacerle daño, pero tampoco demasiado suelta porque no conseguirás el efecto deseado.

¿ES SEGURO?

Esta técnica es perfectamente segura para el pequeño hasta que tiene un mes de edad. A partir de este momento, recurrir a esta medida demasiado a menudo durante el día podría interferir en su movilidad. Sin embargo, si que puede utilizarse a la hora de dormir, pero en este caso hay que dejar sus brazos libres.

De todos modos, si notas que no le gusta la sensación es mejor desistir, ya que el efecto será el contrario y se estresará aún más. La manta debe ser delgada para evitar que le transmita demasiado calor y nunca cubras su cara o lo abrigues en exceso.

Dejar una respuesta