entrtenimieinto.jpg

Qué el viaje no sea la peor manera de empezar (y terminar) unas vacaciones depende de papá y mamá. Estar horas y horas sentado, incluso sujeto al asiento si nos toca ir en auto, no es un buen plan para ningún chico. A estas edades, la diversión es sinónimo de acción.

IDEAS PARA VIAJAR EN AUTO CON UN BEBÉ HASTA LOS 6 MESES:

Es el mejor momento. Como todavía no gatea, no se siente preso en su sillita y la situación es similar a la de casa: sus sonajeros, la cajita de música, en fin, todos los juguetes de todos los días y nuestra paciencia y encanto habitual, van a ser muy necesarios. Además podemos llevar, algunas sugerencias cómo:
     
Un molinito de papel, de los que se venden en los quioscos: Soplaremos primero el molinito para que despliegue sus atractivos y luego el pequeño (un soplidito es una caricia sin manos). Se lo dejaremos tocar y, si tiene cuatro o cinco meses, jugaremos a que lo pare con sus manitas: nosotros soplamos y él lo toca para que deje de girar.

Un bolso lleno de objetos: Se los ofrecemos de a uno explotando sus posibilidades: tocarlos, que se muevan como autos, etc. Pueden ser objetos como un cepillo de dientes, unas llaves, o tapas de envases….: lo importante es que pueda manipularlos. Nuestra imaginación está en juego, hay que ponerla en práctica y desarrollarla al máximo.
 

Dejar una respuesta