-

Juegos educativos

La serie de juegos de memoria de Educa supone todo un retos para los niños, quienes aprenderán a relacionar imágenes y conceptos mientras se divierten. Consta de 18 cartas, para los más pequeñines, hasta los de 110 cartas con CD.Rom para los mayores, existe un Memory Game para cada edad. Edad recomendada a partir de los 2 años.

Cualidades psicopedagógicas: Estos juegos no solo estimulan la memoria, sobre todo la visual, sino también la atención y la concentración, además de la asimilación y aceptación de reglas cuando juegan en grupo. También la capacidad numérica porque contarán y contarán para ver si son los que más parejas tienen.

También te puede interesar:
Cómo educar a los niños
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...

Alcohol: ¿Cómo afecta su consumo en el embarazo?

Cuando estás embarazada o planeas hacerlo, la opción más segura es no beber alcohol en absoluto. De hacerlo durante el embarazo pones a tu...

Snacks para niños: opciones saludables y nutritivas

Preparar snacks saludables ricos en fibras, vitaminas y antioxidantes es una muy buena idea para incrementar el consumo de frutas y verduras en los...

¿Qué es el baby talk? y ¿en qué consiste?

Seguramente te has fijado en cómo los adultos hablamos con los bebés y con los niños pequeños, a este fenómeno se le llama baby talk. Si quieres...

¿Cómo ayudar a tu hijo a ser independiente?

Para criar a un niño independiente y seguro de sí mismo es muy importante saber en qué momento intervenir, y en que otros dejar...

Genitales: la importancia de llamarlos por su nombre

La importancia de que los niños digan por su nombre a los genitales es para que los acepten como tal, de otra manera el...
Articulo anteriorEstimula el respeto en tu hijo
Artículo siguiente¿Qué es la balanitis?