-

La displasia de cadera

displasia-acetabular-cadera

Los problemas de la cadera de los bebés se conocen con el nombre genérico de displasia de cadera, y se deben a una anomalía en la posición de la cabeza del fémur con respecto al hueso de la pelvis donde va encajado (acetábulo). La articulación de la cadera está formada por: 1) el acetábulo, 2) la cabeza del fémur (hueso del muslo) y la cápsula articular (que es una especie de envoltorio de ambos huesos que permite que puedan moverse sin separarse).

La alteración puede tener diversos grados:

  • la cabeza del fémur tiene tendencia a salirse del acetábulo, pero no se sale (cadera inestable o luxable);
  •  la cabeza del fémur tiende a salirse, pero vuelve a su sitio o la cabeza del fémur se ha salido y está fuera del acetábulo (luxación congenital de cadera).

displacia de cadera

Si la cabeza del fémur no está bien situada en su lugar, cuando el pequeño comience a caminar se van a lesionar los componentes de la articulación: la propia cabeza del fémur, el acetábulo y la cápsula que los envuelve.
Lo ideal es tratar de descubrir esta anomalía en los primeros momentos. Para diagnosticarla se realiza una ecografía de caderas en los primeros meses.

Si el niño es mayor de tres meses, es preferible realizar una radiografía para observar si la cabeza del fémur se encuentra en su lugar habitual. Además, se trazan unas líneas (llamadas de Hilgenreiner y de Perkin) para averiguar si ambas caderas son simétricas miden los ángulos que forman entre ellas.

También te puede interesar:
El succionar y la fase oral en los bebés

Cuando el diagnóstico se realiza en los primeros seis meses, el tratamiento consiste en colocar un arnés que mantenga la cabeza del fémur en su sitio. En cambio, cuando se hace más tarde de esa edad, se pone la cabeza del fémur en su sitio y después se fija con yeso para que no se salga del acetábulo.
El tratamiento puede durar varios meses, pero los resultados son buenos cuando se hace antes de que el pequeño empiece a caminar. En cualquier caso, hay que seguir las indicaciones que marque el traumatólogo infantil que ve al pequeño.

También te puede interesar:
Ensuciarse ayuda a crecer más sano
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...