gripe A H1n1

Continuamos brindándote toda la información sobre la gripe A durante  el embarazo. Y sin duda que estás dudas  son las mas frecuentes frente a esta enfermedad.

  • Estoy embarazada y  parece que tengo síntomas de H1N1 ¿qué hago?

Los síntomas de influenza H1N1 se manifiestan con fiebre repentina y muy alta (más de 38 º), tos frecuente e intensa, dolor de cabeza, muscular y de las articulaciones. También puede haber falta de apetito y malestar general. Ante un cuadro semejante, lo más importante es no automedicarse y acudir al médico de inmediato. Será él quien evalúe el cuadro clínico y tome los recaudos que fueran necesarios.

  • Contraje la influenza H1N1 y me dieron medicamentos específicos: ¿afectan al desarrollo de mi bebé o el curso del embarazo?

Están recomendando el uso de oseltamivir o zanamivir para el tratamiento de la influenza H1N1. Según la FDA “Food and Drug Administration”, que es el máximo ente regulador de medicamentos en Estados Unidos, ha categorizado esta droga con la letra “G’ en relación con el embarazo. Esto significa que no hay datos suficientes para hacer una evaluación concluyente sobre sus efectos en mujeres embarazadas o el embrión en desarrollo.

Los ensayos realizados en animales (ratas y conejos) no revelaron consecuencias para sus crías para los casos de dosis no tóxicas. En otras palabras, puesto que los estudios reproductivos en animales no son predictivos de la respuesta humana y aún no existen estudios intensivos sobre efectos en mujeres embarazadas, el fosfato de oseltamivir debe ser utilizado en el embarazo sólo si sus beneficios justifican el potencial riesgo que podría existir para el bebé por nacer.

Estar embarazada no debería considerarse como contraindicación para el uso de oseltamivir o zanamivir. Estos icamentos se venden estrictamente bajo receta en caso de comprobarse influenza H1N1 (y no una gripe común o estacional). Ante la situación dmede riesgo-beneficio, lo recomendable es administrar el medicamento aún estando embarazada. Hasta el momento, no hay reportado efectos adversos ni para las mujeres ni el bebé de aquellas pacientes que fueron tratadas con estas drogas. De todos modos, es imprescindible, la autorización del obstetra y jamás automedicarse.

Compartir
Articulo anteriorLa gripe A o H1N1 y el embarazo (I)
Artículo siguienteMi hijo no quiere gatear

Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc.
Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)… ¡entre muchas otras cosas!

Dejar una respuesta