El término “Síndrome del pequeño emperador” se emplea cuando un niño muestra un comportamiento de hostilidad hacia los padres, caracterizado por incidentes hacia los padres, continuos de insultos, improperios, amenazas y/o actos de violentcia física hacia uno de ellos o los dos (normalmente hacia la madre). 

Se trata de niños que se convierten en tiranos con sus familias. Son desobedientes, maleducados y agresivos con sus padres. Se comportan como dictadores, y además pegan, amenazan, roban, y son emocionalmente violentos. Sus padres suelen encubrir el problema. Generalmente los niños agresivos son niños que fueron agredidos.

Manifiestan una serie de conductas cómo:

  • Incapacidad para aprender de la experiencia, de los errores y de los castigos.
  • Confronta, miente y suele ser cruel con el entorno.
  • Se muestra muy caprichoso y arma rabietas.
  • Es manipulador y siempre consigue lo que quiere.
  • Tiene muy poca tolerancia a la frustración.
  • No asume las consecuencias de sus actos.
  • Le cuesta aceptar normas.
  • Se muestra agresivo con las personas que se interponen para conseguir lo que quiere.
  • Insulta, pega, escupe, rompe objetos.
  • Les cuesta mucho integrarse en el grupo de pares.

1 comentario

Dejar una respuesta