milk

El tipo de leche de sustitución calificada como “de crecimiento” se puede definir como “un paso más” tras la leche de inicio y de continuación- Está indicada a partir del año y supone una opción intermedia o de transición antes de incorporara la leche de vaca al menú infantil. La leche de crecimiento tiene la ventaja de estar enriquecida en hierro, además de contener calcio y frecuentemente también otros micronutrientes. Es el mejor complemento en este momento. Este tipo de leche es recomendable para niños que han nacido prematuros o con bajo peso.

Grandes beneficios para la salud:

Aunque a partir del año de edad ya se puede incluir la leche de vaca en la dicta diaria del bebé, la leche de crecimiento presenta una serie de peculiaridades que la convierten en una excelente alternativa frente a ésta:

PROTEÍNAS:

  • Leche de vaca: Contiene aproximadamente dos veces más proteínas que la leche materna o la leche de crecimiento. Estas proteínas pueden dar lugar a problemas digestivos, que se manifiestan en forma de dolores de tripa.
  • Leche de crecimiento: Presenta un contenido proteico más apropiado que la leche de vaca, por lo que está más ajustada a la capacidad digestiva y grado de maduración del niño.

GRASAS:

  • Leche de vaca: Tiene un aporte de grasas elevado, que pueden resultar difíciles de digerir por el niño.
  • Leche de crecimiento: El nivel de grasa es el más adecuado al grado de desarrollo del aparato digestivo del niño en este momento. Además, proporciona el aporte adecuado de ácidos grasos esenciales, necesarios para el correcto desarrollo del cerebro, la vista y su sistema nervioso, entre otros.

VITAMINAS Y MINERALES:

  • Leche de vaca: El aporte de hierro es insuficiente (según algunos autores, sólo asegura dos tercios del aporte diario recomendado de este mineral). Además, su contenido en sodio es excesivo para estas edades
  • Leche de crecimiento: Una de sus principales “bazas” es su elevado contenido en hierro, ajustado a las necesidades nutricionales de esta etapa. Además, incluye un buen número de vitaminas, minerales y oligoelementos en las dosis más adecuadas a las características del desarrollo del niño en este momento, lo que supone una auténtica garantía frente

1 comentario

Dejar una respuesta