El ácido fólico o folacina, también se conocido como vitamina B9 es una vitamina hidrosoluble necesaria para la formación de proteínas estructurales y hemoglobina, ayuda en el crecimiento de las células y en la producción del ADN. Esta vitamina es especialmente necesaria en la etapa de crecimiento, en la adolescencia y durante el embarazo. La vitamina B9 o ácido fólico juega un papel fundamental en el proceso de la multiplicación celular, por lo tanto, es muy necesaria durante la gestación porque se precisa para la producción de tejidos y para la formación de los órganos del embrión.

Las mujeres que consumen la cantidad recomendada de ácido fólico antes de estar embarazada y, durante los primeros meses del embarazo, pueden reducir el riesgo de dar a luz a un bebé prematuro, con bajo peso al nacer o con defectos en el tubo neural y en el labio y palato (labio leporino). Tomar ácido fólico antes del embarazo es fundamental para la prevención de estos defectos, que se desarrollan muy pronto: sólo a las tres o cuatro semanas después de la concepción.

Tomar ácido fólico es una medida de prevención sencilla y que goza de una eficacia probada. Diversas investigaciones han demostrado que previene en un 78% la espina bífida en el feto, una patología que afecta al cierre del tubo neural y que puede llegar a ser incapacitante para la persona que la padece.  Esta circunstancia puede producirse en las primeras semanas de gestación, antes de que el test de embarazo de positivo. Por tanto, si estás buscando quedarte embarazada, consulta con tu médico y toma ácido fólico. Antes del embarazo, se recomienda tomar suplementos de 0,4 mg de ácido fólico al día y si ya estás embarazada, unos 6 mg de ácido fólico al día.

El ácido fólico puede ingerirse mediante los alimentos ricos en esta vitamina o a través suplementos. Para ingerir la cantidad de ácido fólico recomendada por los especialistas, es preciso:

  •       Tomar un suplemento vitamínico con ácido fólico, que contenga 400 mg de esta vitamina
  •       Incluir en tu dieta diaria cereales enriquecidos con ácido fólico.
  •       Aumentar el consumo de alimentos enriquecidos con ácido fólico (pasta, cereales, pan o arroz).
  •       Organizar tu dieta para que incluya una variedad de alimentos ricos en ácido fólico.

Dejar una respuesta