-

La relación de un niño autista con los animales

niño-mascota

Está demostrado que los niños autistas, o con cierto problemas de retraso en su proceso de maduración pueden establecer buenas relaciones con los animales y crear lazos afectivos que, tal vez, les cuesta más con las personas. Recientes investigaciones realizadas con niños autistas y publicadas en el I Congreso Internacional El Hombre y los Animales de Compañía: Beneficios para la salud, demuestran que la presencia, por ejemplo, de un perro entre un terapeuta y un niño favorece su interrelación, pues el niño responde de forma clara a la presencia del animal.

A pesar de su bajo nivel de comunicación con el exterior, el niño puede salir de su aislamiento, aunque sólo sea por unos momentos, cautivado por el movimiento y el sonido del perro. Poco a poco es capaz de incorporarse al juego (tirarle pelotas, cepillarlo, acariciarlo) junto con el terapeuta. Otro caso son los delfines, con su simpatía, inteligencia y afecto, han logrado lo que otras terapias no han podido: que los niños autistas se abran al mundo gracias a unos seres que los acarician y saltan junto a ellos con infinita dulzura y cuidado.

También te puede interesar:
La merienda la comida preferida
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...