-

La retención de líquidos

embarazada

La retención de líquidos e suele manifestarse como una ligera hinchazón en pies y tobillos. También puede producir debilidad, calambres o un aumento de peso inexplicable. Esto no es preocupante salvo que el edema sea exagerado (se engorda más de un kilo a la semana) o se extienda a manos o/y cara. En este caso podría tratarse de una afección más grave: la preeclampsia, que hay que tratar inmediatamente.

Una vez descartados problemas médicos, la retención de líquidos mejora con consejos sencillos:

–Hacer ejercicio: pasear y nadar son los más indicados. Si se está sentada
mucho tiempo, conviene levantarse, al menos, una vez cada hora. Si no se puede, mover los dedos de los pies arriba y abajo, y los tobillos en círculos, y no cruzar las piernas.

–Descansar piernas y pies, recostándose y elevando los pies. No usar ropa o zapatos que se ajusten mucho. Dormir al menos ocho horas y descansar después de comer. Echarse del lado izquierdo evita la presión en las venas.

–Beber un litro y medio/dos litros diarios de agua, aun sin tener sed. Seguir una dieta sana, con pocos dulces y embutidos. No tomar sal.

–Drenaje linfático y masajes: realizados por profesionales con experiencia son técnicas seguras durante el embarazo y que proporcionan gran alivio de las molestias.

También te puede interesar:
Molestias durante el embarazo
79aae41a73a9c33584655f9f9d92e21d?s=96&d=mm&r=g
Silvia Martínezhttp://bebesyembarazos.com
Educadora social, fotógrafa y amante de la vida. Tengo bastante experiencia en diseño gráfico, montajes, restauración, carteleria, etc. Dentro de mis aficiones tengo que decir que me fascina dibujar, la música, el cine, leer y, claro está, escribir (tengo algunos cuentos y relatos cortos)... ¡entre muchas otras cosas!

Lo último...