La primera inquietud de la embarazada con alergia crónica es si podrá continuar su tratamiento con la seguridad de que no afectará al futuro bebé. No hay indicios de que éste corra riesgos a causa de la medicación de la madre para tratar una alergia. Es más, es esencial que la madre controle su enfermedad.

Cuidados. La mujer alérgica puede llevar una vida normal. Es importante que ventile bien la casa y la mantenga a temperatura templada y ambiente seco, y qué evite las situaciones que la puedan perjudicar, como el contacto con las sustancias que le provocan la reacción, las alfombras, los acolchados de plumas, etcétera. Se estima que alrededor de un 50 por ciento de las embarazadas alérgicas no sufren más complicaciones. El resto sí considera que su estado agrava los síntomas de la alergia, porque la mucosa de la nariz está muy sensible y se engruesa produciendo mucosidad.

Tratamiento. Las alergias se deben tratar con los fármacos ya conocidos. Lo ideal es que la mujer vaya al médico antes de buscar el embarazo para evaluar si es conveniente cambiar la medicación.

Dejar una respuesta